TRAJE DE ALAS (WINGSUIT)

En 2014, Javier «el mayor de los 3 hermanos» y David trataron de conseguir un hito histórico.

Esto consitía en realizar la maniobra más radical en parapente acrobático, pero esta vez sumando la dificultad de ser en biplaza, 2 hermanos en un mismo parapente propulsados con un paramotor.

Por un desperfecto en la construcción del parapente, mientras los hermanos confiaban en ser los primeros, en plena maniobra se rompieron más del 60% de las suspentes que hacían la sustentación del parapente en vuelo, y esto les hizo tener que usar los paracaidas de emergencia para salvar sus vidas.

Después de esta mala esperiencia, David con 21 años quiso optar por la seguridad y entrar en el mundo del paracaidismo, donde ahí conoció un sistema de emergencia mucho más fiable, con el paso del tiempo le llamaba mucho la atención como en el aire los paracaidistas con mucha experiencia disfrutaban de los vuelos como unos auténticos pájaros ( con trajes de alas), su desplazamiento horizontal les hacía recorrer una distancia mayor que en la simple caída libre y disponian de un tiempo mayor en el aire.

Al tener más de 200 saltos un paracaidista puede realizar los cursos necesarios para practicar esta modalidad del paracaidismo, esta modalidad que David ya andaba como objetivo y de ahí poder llegar a un nivel avanzado para conseguir uno de los proyectos más importantes de su vida, ser el primer piloto en el mundo capaz de combinar dos deportes extremos en un mismo vuelo, esto fue en Julio de 2020 cuando David hizo su sueño realidad y dió un gran paso en el mundo del paracaidismo.